Marc Martí | Una aproximación a Facebook Messenger, ¿el WeChat occidental?
6264
post-template-default,single,single-post,postid-6264,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Una aproximación a Facebook Messenger, ¿el WeChat occidental?

Una aproximación a Facebook Messenger, ¿el WeChat occidental?

Este post es un recorte y ampliación de WeChat, esa app de apps/ecosistema/sistema operativo que inspira a empresas occidentales. Eliminé el apartado dedicado a Facebook y Messenger para ampliarlo un poco más aquí con nueva información.

 

Un acercamiento parcial a la Familia Facebook

 

Las apps ya superaron a las redes sociales en términos de popularidad, cuenta Business Insider. Con este panorama, el campo de actuación de las marcas es mucho mayor.

Si -simplificando- las marcas en las plataformas sociales se limitaban a compartir información y a una atención al cliente un poco deficitaria, en las messaging apps hay la posibilidad de interacción “real” mediante el uso de bots, de realizar una interacción más “personalizada”. Más relacionada con los objetivos de negocio que tienen que ver con hacer caja.

Facebook en web era un portal donde está todo ahí metido. Churrigueresco si comparamos con el paso a móvil, que ha propiciado la “desportalización” de Facebook. De ahí nació Messenger, que con la separación de Facebook Móvil tuvo más libertad de acción, como cuenta Eduardo Archanco en un gran post.

Pero Facebook no sólo está diversificando su cartera de productos/servicios, está buscando la diversificación de su modelo de negocio, dicen en The Verge. Facebook con la adquisición de apps como Instagram, WhatsApp o Masquerade está interesada en poseer la mayor base de usuarios tanto en ordenador de sobremesa y en dispositivos móviles y estar siempre atentos a las tendencias.

Por otro lado, ampliando su influencia, FB está luchando para poder transmitir programación de la tv convencional. Quieren (gran) parte del pastel del vídeo contenido en directo dicen en el NY Post y trasladarlo al terreno móvil.

No buscan la adquisición de los derechos de emisión, sino que buscan vías de combinar el contenido televisivo con las plataformas del gigante azul para poderlo monetizar de forma sostenible.

 

Las intenciones con Messenger

 

La idea de fondo con Messenger, dice Josh Constine, es relegar el número de teléfono a un segundo plano. Sólo con una solicitud de contacto o nombre ya tienes la conexión.

Además, reunir aquellas actividades económicas que puedan salir de una conversación de chat. Si en la era desktop lo económico venía con una búsqueda, ahora toca sacar rendimiento de las conversaciones.

Una postura interesante es la de Benedict Evans, que en un tweetstorm sugiere que FB no quiere convertirse en un WeChat à la Occidental, sino que trata de ser el centro de las notificaciones de un Android / iOS. No intenta que compres a través de ellos sino a que conectes. Nos recordaba que FB ha añadido una API, no una “plataforma”. ¿Tiempo al tiempo? Se acerca la eclosión de ése momento.

Está creando su coto de caza privado para que no pueda salir otro Snapchat, que la próxima idea innovadora se genere dentro de Messenger, no fuera. Diciendo a las futuras startups que se queden allí, que hay masa de usuarios.

Os pregunto: ¿Esto no es el paso inicial o el camino a seguir de WeChat, que ha creado esa “dependencia” hay coser intereses y más intereses y necesidades de los usuarios?

Lo bonito de ver será que caminos toman WhatsApp y Messenger, que tienen una base enorme. ¿Harán algún tipo de competición “ficcionada” para o bien especializarse o testear funcionalidades?

 

FBMessenger_Illustration-425-2

 

Las posibilidades de Messenger como plataforma para otras empresas

 

Las razones para que las empresas se suban al carro de Messenger son, entre otras, alcance y branding, dice Felix Salmon. La parte del alcance parece obvia, la cantidad de usuarios potenciales hace la boca agua a muchas marcas.

A nivel de branding la cosa se difumina pero es igualmente interesante. La audiencia no es “de la marca” pero este terreno es un muy buen ámbito para generar una percepción de calidad que pueda hacer mover a otros sitios propios a los usuarios.

¿Cuál es el principal problema aquí? Podría ser que la misma plataforma se llevara el mérito y la autoridad, eso de “lo he leído en Facebook”, antes que “lo he leído en el periódico X, Y o Z”. Un problema que no sólo se limita a FB pero que muchos lo ven como ejemplo de lo que podría pasar.

Ya en el F8 del año pasado, Facebook anunció que se estaba expandiendo más allá de un app de mensajería para convertirse en una plataforma en sí misma, similar a una red social de la compañía matriz de la ha convertido.

Una de las principales e interesantes posibilidades es que las empresas usen Messenger como un nuevo canal de atención al cliente. A principios de este año, TechCrunch informó que Facebook probaba esta herramienta con partners concretos para construir los robots de chat, por ejemplo para usar Uber a través de un hilo de conversación en Messenger.

A nivel de contenidos, el periódico alemán Bild experimenta (sin que el contenido sea exclusivo en M) con la entrega de noticias a sus lectores a través de Facebook Messenger.

En otras apps del mismo estilo también hacen estos movimientos: The Washington Post con Kik, The Economist con LINE, Huffington Post con Viber, por ejemplo.

 

Sobre una posible “Bot Store”: Acercamiento a las posibilidades de los bots en las messaging apps

 

Esta tecnología, que aún parece verde para algunos -por ejemplo M no sabe “aconsejar” en situaciones “extremas”, como explican en Buzzfeed, sí sugiere un futuro muy interesante.

Emily Bell habla de las posibilidades de este tipo de apps es sólo una muestra de como la capacidad tecnológica da cada vez más situaciones de grandes cambios de control de la distribución y la economía, poniendo en manos de unos pocos la gestión de información.

Facebook no da tregua a la hora de absorber vías de negocio, desde la distribución de contenido, industria del ocio hasta sistemas bancarios como apuntaba más arriba.

Tamara Lucas e Iván Fanego lanzaron hace poco una magnífica guía para comprender el funcionamiento de WeChat [Descargar gratuitamente]. Allí explicaban lo que FB y otras empresas occidentales cogerían para inspirarse.

En 2geeks1city siguen desmenuzando las posibilidades en territorio occidental como los nuevos conceptos que se nos vienen encima. El más inminente es “comercio conversacional”. De una forma sencilla lo describen como la posibilidad de “chatear con el que vende el pan”.

¿Por qué lo peta este concepto ahora? Porque las apps combinan muy bien esa posibilidad de hablar con personas siendo el móvil y la mensajería, como dice Fanego en los comentarios, “el “dispositivo + aplicación” que de verdad han abierto la digitalización a las masas”.

Mientras que en WeChat lo del “conversational commerce” ya funciona de hace un tiempo. En Casa Facebook WhatsApp es un páramo de funcionalidades (que podría cambiar próximamente), con Messenger la cosa cambia.

En TechCrunch se marcaron un titular de los que impactan: “la tienda de bots de Messenger podría ser el lanzamiento más importante desde la App Store”, el comienzo de una nueva era, diciéndonos que esto de los bots son las nuevas apps.

Según TC, Facebook está preparando M para que los usuarios puedan realizar compras, reservas en restaurantes y las reservas de viajes dentro de la interfaz de mensajes.

Así pues, los bots en Messenger -y otras apps similares- serían dañinos para Google y su fórmula de buscar online, que las vería reducidas. También sería una vía para atacar Amazon en el comercio electrónico. ¿Podrían llegar hasta este extremo?

Estos bots gestionarían mejor nuestras actividades digitales, disminuyendo nuestra atención hacia otras apps además. Se avecina pues otro golpe para la web original, usurpando la atención del navegador en dispositivos móviles.

Muchos están declarando el 2016 como el año de los bots, esto viene según escriben en el blog de Fin, a que ha habido un gran cambio en el ecosistema para desarrolladores en las messaging apps, que está teniendo un crecimiento enorme estos últimos años.

La gran pregunta que se tercia en este apartado, dicen en el blog de Fin, es si la transición a los robots y las interfaces conversacionales representará un importante punto de interrupción o una evolución en el paradigma de interfaz.

Hoy en día, la lista de jugadores dominantes no se ve tan diferente de cómo se veía antes de estas apps. Facebook, Google y Amazon dominan sus respectivos mercados verticales de comunicación, de búsqueda y de comercio pero con el tema de las messaging apps parece que puede haber un buen meneo y ampliarse distancia entre competidores.

Con el cansancio de los usuarios en cuanto a descarga de apps (sólo usamos unas pocas), unido al espacio limitado del móvil, estas apps serían una forma muy fácil de gestionar espacio, tiempo y dinero, permitiendo que las empresas que pasen el “cuello de la botella” ganen cosa bien de dinero. Pero este tema ya es para otro post.

No Comments

Post A Comment