Marc Martí | Efectos colaterales del negocio del gratificación instantánea vs el mundo de la logística
2735
post-template-default,single,single-post,postid-2735,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
 

Efectos colaterales del negocio del gratificación instantánea vs el mundo de la logística

Efectos colaterales del negocio del gratificación instantánea vs el mundo de la logística

Humanos, demasiado humanos: Consecuencias desde un punto de vista humano

Paul Roberts: “Fue sólo al soportar la adversidad, la decepción, y retrasa la gratificación que los humanos adquirieron la fuerza, el conocimiento, y la perspectiva de que son esenciales para el dominio sostenible”. Hemos sido condicionados por la impaciencia por la tecnología, casi no tenemos tolerancia para el aburrimiento, explica. (1)

Uno de los problemas de la gratificación instantánea mal gestionada puede ser, más allá de los malos hábitos, la pereza. Dice Paul Roberts: “La noción de las consecuencias futuras, tan esencial para nuestro desarrollo como ciudadanos funcionales y como adultos, es relegado a un segundo plano, invitándonos a permanecer en un estado de infancia permanente“.

La nueva fórmula de “gratificación instantánea” -aupada por la tecnología- puede inducirnos a pensar que la dificultad no tiene cabida en nuestras vidas, y que lo que conocemos como “momentos difíciles” no son oportunidades para madurar o endurecerse. Estos momentos “sólo” representan errores e ineficiencias.

Ese mundo digital es un lugar donde los escaneamos y vista en lugar de leer, y donde estamos bombardeados por la estimulación y las interrupciones constantes. Es un ambiente que nos enseña a querer todo más rápido. Estamos más fácilmente distraídos, y tenemos menos tolerancia a la ambigüedad – y casi todo lo demás que requiere paciencia. (2)

El sistema de consumo se reorienta alrededor de nosotros mismos. ¿Cómo hacemos frente a una cultura de consumo que es capaz de ofrecernos casi todo lo que queremos sin que nos afecte en la percepción o idea de “esfuerzo” para conseguir objetivos dentro dentro de un plazo no-inmediato? No creo que sea suficiente leer artículos de como amansar al Panic Monster (3).

Antes del clic de compra: Los desafíos laborales y legales

Las fuentes digitales rastrean lo que las personas están buscando (búsqueda), lo que se dice (control social), y lo que la gente está haciendo (seguimiento online, las actividades de móvil, y en la tienda) representan los ríos de información que proporcionan señales de advertencia de problemas constantes o señales de oportunidad latente. Móvil, social y transaccional son los tres puntos que aúpan el mercado de la gratificación instantánea.

En un artículo de McKinsey sobre la economía on demand expone que los sensores de los dispositivos, el Internet de las Cosas, el surgimiento del Big Data y la ubicuidad de los teléfonos inteligentes aceleran el cambio actual en el equilibrio entre consumidores y marcas, añadiendo una dimensión física a las transacciones previamente virtuales. (4)

Los consumidores pueden ahora interactuar con el mundo que les rodea gracias al smartphone como parte de la experiencia, dejando cada vez una huella digital  más profunda (lo que lleva a posibles preocupaciones sobre la privacidad). Estos están dispuestos a proporcionar más datos, siempre y cuando se utiliza para mejorar la experiencia de personalización de la misma.

1.- Empresas: Estas nuevas empresas surgidas al calor del On Demand, que se ofrecen a servir comida, masajes, servicios de limpieza, etc. vienen a morder una cuota de mercado de empresas asentadas, por tanto ante el nuevo escenario -dice el artículo- obliga a las empresas a repensar el papel de la organización del dept. de marketing.

Tienen que establecer nuevos niveles de gestión de relaciones con los clientes a lo largo de entornos físicos y virtuales que están muy arraigadas con las próximas generaciones de inteligencia, sensores, personalización y análisis de datos unificada.

2.- Los trabajadores: Los trabajadores que están en las empresas dedicadas a gestionar servicios de “gratificación instantánea” no son una fuerza de trabajo tradicionalmente estable, sugiere Liz Gannes. Son más bien una red flexible y escalable de los trabajadores que trabajan con las empresas según sea necesario.

Tras el botón “comprar ahora”, le corresponde a alguien para hacer el trabajo duro de mover cosas en el mundo real. El modelo de estilo Uber funciona siempre y cuando una empresa puede convertir ese tipo de fuerza de trabajo en un servicio de marca confiable.

Podemos ver como gracias a estos servicios han surgido nuevos puestos de trabajo en el mundo de la logística pero debido a los teléfonos inteligentes -que está en el centro de la economía de intercambio- y software de logística inteligente, las entregas pueden ocurrir de forma mucho más barata y rápida, especialmente en las ciudades. (5)

3- Legalidad: “El futuro ya está aquí, solo que no es legal”, resumía Farhad Manjoo. Si los gobiernos lo permiten y no ceden a las presiones de las industrias que llevan más asentadas en el sector -léase lobbies como los que impusieron el cánon AEDE (6).

La Eonomía On Demand hará repensarse la función de los intermediarios y los operadores tradicionales, y marginaría a los reguladores que no pueden o no están dispuestos a adaptarse a las cambiantes expectativas de los consumidores. Los establecimientos físicos deberán mirarse a sí mismos y ver que puntos fuertes tienen. (7)

instant-gratification-problems

La viabilidad de la “on demand economy” vs su alcance físico

Cualquier cosa por encima de los 30 minutos no está en la demanda“, declara SpoonRocket co-fundador y CTO Anson Tsui.

Hace una década, llegamos iTunes, y la capacidad de comprar una canción con sólo pulsar un botón. Luego Facebook ayudó a mantenernos en contacto con nuestros amigos y familiares desde la comodidad de nuestro sofá y Amazon, de la que podríamos decir que sentó las bases de la economía de la satisfacción inmediata, pasó años construyendo su inventario y sobre todo las expectativas de los clientes para obtener lo que quieran dos días después.

Entonces Uber llegó y estableció el precedente de un mercado a gran escala impulsado por los trabajadores independientes y con smartphone. Estas nuevas empresas, que fusionan expectativas online con la realidad física que hay fuera, llevándonos lejos del mundo real, se organizan para competir contra los gigantes de la entrega. Estas no necesitan necesariamente infraestructura tradicional – almacenes, flotas de vehículos, e incluso los empleados. (8)

En el camino del rediseño del proceso de entrega, en que esta nueva era de los clientes que quieren todo de inmediato, el CEO de FedEx Fred Smith dijo a CNBC en junio que no se siente el calor de los esfuerzos de los ensayos en la entrega el mismo día por Amazon y Uber. “La demanda de servicio en el mismo día es un segmento relativamente pequeño, discreto de demanda”, dijo Smith.

“La razón por la que puede hacer lo que hacemos es que no poseemos bienes de capital”, dice Daphne Carmeli, CEO de Deliv, quien aspira a tener 1.000 veces más centros de distribución que Amazon utilizando centros comerciales y minoristas (Al menos, ese es el sueño).

“No soy dueño de los camiones, no pago para los conductores que no uso, no pago hubs”, dice Carmeli. “Los centros comerciales son mis hubs”. Estas nuevas empresas que se dedican al on demand entiendo que “recorta” presupuesto de logística por vía de evitar crear grandes centros propios para gestionar pedidos, lo derivan lo máximo posible, al igual que el transporte. (9)

Gracias a Re/code y su monográfico sobre la gratificación instantánea, vemos como en el mundo de la entrega de comida a domicilio hay una dura lucha. Esta lucha también se puede ver por como los inversores apoyan estas iniciativas. Una justificación popular para todas estas inversiones es la de frecuencia:

La mayoría de la gente come tres veces al día, por lo menos. Este mercado es una oportunidad, porque enlaza con los hábitos diarios. Además, los ganadores locales son típicamente los monopolios, y creo que esto es lo que más puede interesarles a los inversores, dice el socio Andreessen Horowitz, Jeff Jordan.

La gran repercusión que ha tenido Uber parece ser que haya más interés -mediante inversión- en esas empresas que buscan ser -simplificando- el nuevo “Uber de X”, intentando capturar una posible cuota de mercado con un buen margen de beneficios.

Entre el listado de preguntas fundamentales acerca de la capacidad de resistencia de estas empresas de servicios ligados a la economía de la satisfacción inmediata que encontramos son: ¿Existe una demanda a gran escala? ¿La magia de los servicios del On Demand, ayuda a valor nuestro tiempo como una persona que tiene más posibilidades económicas, sin tener que gastar su dinero de la manera que una persona rica haría? ¿Va a funcionar realmente fuera de las ciudades?

 

Enlaces:

Ilustración nº2: Dschwen LLC

(1) Instant Gratification  | Paul Roberts

(2) I Want It, and I Want It Now | Liz Gannes

(3) Why Procrastinators Procrastinate | Tim Urban

(4) The coming era of ‘on-demand’ marketingMcKinsey Quarterly

(5) It Takes a New Kind of Worker to Make “Instant” Happen | Liz Gannes

(6) De la brecha digital a la trinchera legal: Un problema del Dinero Viejo | Marc Martí

(7) Los 2 retos de las tiendas físicas ante la digitalización de los negocios | Marc Martí

(8) Living in an Instant World: What’s Next After Now? | Liz Gannes

(9) Can “Instant” Become a Viable Business? | Liz Gannes

 

 

 

3 Comments

Post A Comment