Los «nativos digitales» no nacen, se educan: Alfabetizando una generación

La definición inicial de “nativo digital” de este término fue acuñada por Marc Prensky, y le servía para etiquetar a aquellas personas que nacían después de la adopción generalizada de la tecnología digital, eso es a partir de los 80 y 90 cuando ya existía una tecnología digital bastante desarrollada y al alcance de muchos.

Prensky decía que dada la temprana edad a la que adoptaron estas tecnologías y nuevos medios de comunicación desarrollaban otra manera de pensar y de entender el mundo, en contraposición al “inmigrante digital”, la persona nacida antes del auge de las nuevas tecnologías (1).

Primeras evidencias del error de definición

Tendemos a pensar en eso de que «como son jóvenes ya aprenderán, que después sabrán más que nosotros» y la experiencia está sacando la venda a esta suposición: Niños y adolescentes serán muy buenos en el dominio de las herramientas tecnológicas pero sólo con la intención de socializar y divertirse. Fuera de ése ámbito y en el campo del trabajo, aprendizaje y consumo de información están verdes.

La presuposición de que el hábito de usar la tecnología les lleva a exprimir los recursos de los dispositivos y de forma más eficiente a nivel de usuario es errónea, como nos decía Antonio Ortiz (2).

Como explica José María Rodríguez Arias, saber usar un dispositivo, servicio o producto no quiere decir que sepamos como funciona.  Es decir, nos faltaría saber el punto de vista técnico y  también desde el económico, político, sumándole los riesgos y beneficios de lo que estamos utilizando (3).

Si se aspira a una buena salud en responsabilidad de actos en ámbitos digitales, el usuario no debería ser simplemente «pasivo», ha de ser «activo», prestando atención a las acciones que desencadenan sus elecciones de herramientas y servicios.

Y es que los mal llamados “nativos digitales” se acostumbraron a usar las plataformas sociales como una extensión más de si mismos, sin preguntarse las repercusiones de colgar contenido propio o dejar en manos de estos servicios su comunicación personal o plantearse el modelo de negocio de estos.

Corrigiendo la definición: No es generacional, es vocacional

La mayoría de los jóvenes no tienen desarrolladas las competencias y habilidades digitales, cosa que ha derivado en que muchas veces, se conviertan “huerfanos digitales”, carentes de modelos que imitar y de experiencias generadoras de criterio. Y los que las tienen suelen haberlas adquirido de forma autodidacta.

No se debería atribuir a una persona el «título» de «nativo digital» por edad, sino por una actitud y el nivel de uso de lo digital para la resolución de problemas. Es decir, según como manejan las nuevas tecnologías, en base a la forma y al tiempo y no a los años. (1).

que es un nativo digital

3 puntos de la alfabetización digital: No va de tecnología, va de competencias digitales

La alfabetización digital  de los usuarios no va de saber usar el ordenador o dispositivos, es la habilidad para localizar, organizar, entender, evaluar y analizar información utilizando para así adquirir unas competencias digitales.

Estas, según la Wikipedia, son un conjunto de conocimientos, destrezas y habilidades que junto a los valores y actitudes propios de la alfabetización, juegan a favor de una utilización estratégica de la información, para conseguir los cotas de conocimiento en aquellos espacios digitales y herramientas digitales (4).

1.- En el ámbito escolar: Ejemplo de problema de alfabetización: Antonio Ortiz, allá por 2011, comentaba un experimento en Northwestern. Iba de pedir a unos adolescentes que aportaran una solución ayudándose de un buscador. Cada grupo tenía el orden de los resultados «cambiados» para comprobar su proceso de búsqueda de la respuesta (2).

Al final, se observó que la mayoría de chicos acababan confiando en el primer resultado de la primera página, tratándola de «respuesta correcta» sin contrastar información y dando por válido resoluciones que en ocasiones eran erróneas. Comprendían que salir el primero en la lista de resultados, era como ser «verdad».

Lo que dicen muchos: El actual “modelo educativo medieval” (los alumnos escuchan y el profesor habla) no presta demasiada atención a la influencia de internet en el día a día ni tampoco lo cambios que provocan esos «distractores» como son los dispositivos móviles.

Sabemos que el problema de la educación no se resolvería en su totalidad enseñando «como navegar en internet», que la reforma debe de ser mucho más calado, pero ahora no hay un «Plan General»claro  a nivel educativo que se preste a educar las capacidades digitales. Estos usuarios no tendrán una idea clara porque nadie se lo ha enseñado y en principio, nadie se lo va a enseñar, si no es en ámbito familiar.

Como Odon Martí propone, se les deberían mencionar conceptos elementales como entender el cómo y porqué de la presencia personal en Internet, saber cómo funcionan y afectan las redes sociales a nivel personal y profesional, aprender a gestionar fuentes de  información y documentación, saber gestionar su identidad digital y también comprender la relación entre individuos e instituciones y la profundidad de los cambios (5).

2.- En el ámbito familiar: Ejemplo de problema de alfabetización: Nos explica Juan Carlos González que en un estudio realizado en colegios públicos, se acentuaba la distancia entre diferentes grupos de niños en cuanto al uso de internet. La diferencia la marcaba la supervisión paterna. Los que habían recibido más lograban retener más la atención y centrarse en las tareas que tenían que hacer (6).

Ante un modelo educativo que no presta atención a estos requerimientos, el ámbito familiar debería ser el primer espacio que se preste a hacer estas tareas. Como dice Javier Pastor, se debe aprovechar esta inmersión natural en la tecnología en la que han nacido para que la aprovechen, y no para ponerles cotos de acceso (7).

3.- No es generacional es actitudinal: Gregor Kennedy, en su Immigrants and natives: Investigating differences between staff and students’ use of technology demostraba que las diferencias entre edades son muy pequeñas a la hora de realizar tareas relacionadas con la tecnología (6).

Además, Eszter Hargittai nos venía a decir que no se encontró relación entre mejora de conocimiento y uso de internet entre las personas de 50 y menores, pero que si que había en relación a la educación y mejor salario (8). Lo que nos vendría a esclarecer que no es el nacimiento en estos tiempos lo que «enseña» a manejarse en lo digital, es el interés mismo en el terreno digital.

Observaciones finales: Descolonizar las tierras digitales

Dicen los antropólogos que el término “nativo” crea tensiones, pues se etiqueta a esos pueblos indígenas que normalmente los que acaban recibiendo duro por parte de los inmigrantes. Son los inmigrantes (digitales) que «traicionan» y agreden a los nativos con el fin de imponer sus costumbres y reglas a los “nativos” de los territorios recién “descubiertos”.

Y si se quiere ver, el inmigrante digital -o las empresas dedicadas al negocio de internet- los que nos prestamos a hacer esa jugarreta, ya que a base de, o bien desinformar o desatender tal necesidad de los usuarios que empiezan a “conocer” internet, no les mostramos las diferentes posibilidades gestionar la información y datos.

Como dice Jose Alcántara, hay que mostrar  a las próximas generaciones que otras formas de descubrir cosas y personas en la Red. Hay que evidenciarles que hay otras herramientas que nos dotan de más autonomía que los entornos limitantes como el móvil y tablet. Ante la creciente aparición de herramientas con vocación intermediadora, hay que promover la actitud exploradora, para darle más presencia a la reflexión y no a la irracionalidad del consumo (9).

Enlaces utilizados:

Ilustración 1: Richard Perez

Ilustración 2: Mitch Blunt

(1) Nativo digital | Wikipedia

(2) No es tecnología, son competencias digitales | Antonio Ortiz

(3) Los nativos digitales sí necesitan formación | José María Rodríguez Arias

(4)

(5) ¿Estamos formando analfabetos digitales? | Odon Martí

(6) Contra el mito de los nativos digitales | Juan Carlos González

(7) De nativos digitales, nada | Javier Pastor

(8) Digital Natives vs. Digital Immigrants | Jeff DeGrass

(9)