El cine y su evolución narrando un futuro tecnológico

El cine ha sabido sintetizar a lo largo de lo años los temores y curiosidades sobre la futura influencia de la tecnología. Según la presencia e influencia de esta se abalanzaba sobre nosotros, la descripción de la relación desde el celuloide cambiaba. Aquí unos apuntes sobre el tema:

Pre Internet: La Tecnología como figura física 

Las películas de ciencia ficción son un patrón muy interesante con el que se subraya las inquietudes que despierta la tecnología. Muchas exploraron los efectos deshumanizantes de la tecnología. «Terminator», por ejemplo, conjuga los temores de la mecanización y la informática. «Blade Runner», es un complejo experimento mental de la unión de la tecnología y humanos, explica Charles Howarts. (1)

Los 90, la década en que internet empieza a tomar más volumen, se crearon nuevas metáforas tecnológicas. Si seguimos con la saga Terminator, tenemos a T-1000, una tecnología más compleja, en red, capaz de recuperarse de las lesiones.  También nos muestran la vida cotidiana como una escena artificial. The Matrix y The Truman Show son los estandartes de esta línea argumental.

Explica el periodista de Salon que para que la Tecnología proyectara miedo necesitaba de tres supuestos:

  • La tecnología y los humanos son autónomos y separados unos de otros (la vieja dicotomía entre hombre y máquina).
  • La tecnología tiene su propia naturaleza que puede determinar la vida humana. (Como Marshall McLuhan dijo una vez, «le damos forma a nuestras herramientas y luego ellas nos dan forma a nosotros»)
  • Esta naturaleza, la del segundo punto, puede dirigir la tecnología contra los humanos.

20 años después, dice Charles Howarts, estos tres puntos se han visto erosionado, la centralidad de la tecnología en nuestro día a día disipa este miedo. La tecnología representa una herramienta, una pizarra en la que escribir, grabar o producir ya sea en un ámbito privado o público. La tecnología nos permite expresarnos, dejándonos ser nosotros mismos.

Ya sea por «culpa» de internet y/o los dispositivos móviles, en tanto que la tecnología se hacía más presente en nuestro día a día, el atractivo de la Tecnología como un enemigo físico y presencial se iba agotando.

En la actualidad, creo que nos hemos deshecho de esa imagen de un futuro distópico, donde la Tecnología se entiende como un tirano de metal con miles de cables. Ahora la figura de la tecnología no se ve, nos influye en nuestra percepción de la realidad. Se nos enseña un mundo donde las máquinas son cada vez más humanas y nosotros más «digitales».

her-movie-design-work-life

La era digital: La tecnología como injerencia mental

Con esta evolución en el uso de la tecnología, el miedo a la tecnología como objeto físico se diluye y toma forma de estado mental, ataca a la búsqueda de nuestro yo auténtico. Se interpondrá entre nosotros mismos y lo que nos hace únicos.

En el pasado, era más fácil para criticar la tecnología porque la dicotomía del hombre y la máquina se mantiene claramente separada de nosotros. Ahora, en este nuevo marco en el que tratamos en el día a día con la tecnología esto se vuelve infinitamente más difícil, ya que de alguna forma nos «unimos» a la tecnología. En los films, lucharemos por lograr la distancia necesaria para criticarla.

Si bien en Avatar, nos muestran que la tecnología es capaz de permitir al protagonista una oportunidad de redención, una segunda vida, en Her, las líneas entre lo que es digital y lo humano se difuminan de manera irrevocable, explica Nico Lang. Nos muestra en su visión de una sociedad futurista un tema muy tratado y comentado en la actualidad: Nuestra lucha para encontrar la conexión con el entorno en un mundo controlado por las pantallas.

Siguiendo con Her, creo que algunas de esas películas que se apoyan en la tecnología, la utilizan como vehículo para representar o exponer problemas humanos. Lo que vengo a decir es que la tecnología se adapta al papel que se le da para que así tenga coherencia en el film. En Her la tecnología se adapta para que la idea de un personaje solipsista y atormentado por un divorcio pueda dar juego.

La película de Spike Jonze nos presenta el apego y necesidad de la tecnología como una prisión y no como un elemento que nos permite mejorar en ciertos aspectos de nuestra vida diaria, explicaba el periodista de Daily Dot.

Como los avances tecnológicos han transformado por completo el papel de lo digital en la vida cotidiana, nuestras relaciones con lo tecnológico ha cambiado. Nos relatan esa dependencia hacia la tecnología como un trapo que no nos deja ver la luz de nuestra realidad personal y social, jugando con la ambivalencia cultural sobre la tecnología. La utopía tecnológica como regalo envenenado. (2)

Aunque a través de la tecnología consigamos estar comunicados con nuestro entorno social y nos permita expandirnos en nuestros intereses, en el cine nos subrayarán el hecho de dar un paso atrás, nos instigarán a desacoplarnos de los dispositivos que nos rodean. Poniendo fin a nuestra devoción ciega y redescubrir distancia crítica. Así, veremos la tecnología de la forma que es: A la vez que es pieza fundamental para nuestra libertad individual es también amenaza.

 

Enlaces utilizados:

Ilustración principal: Matt Dorfman

Ilustración secundaria: Design Work Life

1.- Technology is making us blind: The dangerous complacency of the iPhone era | Charles Howarts

2.- The future of Spike Jonze’s ‘Her’ is already here | Nico Lang[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]