Categorías
Transformación Digital

La influencia de los adolescentes en la partida de las messaging apps

Introducción: Un año más empresarial que social

 

Desde que se entra en el juego de bolsa hay que rendir cuentas con los accionistas. Hemos visto como Twitter preparaba su salida al parqué y FB intenta explicar su situación a los accionistas, que no atienden razones sobre el nuevo panorama en las nuevas formas de comunicación online y el tiempo necesario para la adaptación al nuevo escenario de la comunicación online.

El intento de compra de Snapchat, más allá que la consigan o no en otro momento, esconde otro “problema”: La necesidad de estar a la caza en captación de datos de usuarios.

Los adolescentes están cambiando Facebook por otras formas de comunicación, y FB sabe que si huye su público con más “recorrido” para conocer sus datos, los accionistas pedirán responsabilidades.

Por otro flanco, FB ve como algunos inversores les acusan de no haber informado de que tenían previsiones internas de que los beneficios se reducirían por “culpa” de no tener bien “cubierto” el apartado móvil del usuario. FB calificó tal documento de “irrelevante” [1].

Una cuestión adolescente: Un repaso a sus hábitos

 

Las generaciones que vienen tienen y tendrán un tipo de lectura rápida y poca capacidad para concentrarse en una sola tarea: “La vida se resuelve a través de pantallas” según explican en Zenith Media. [2]

“Rehenes” de lo breve y la instantaneidad ante esta cultura del “ahora”, tienen un nuevo concepto de privacidad y su cultura es más propia de la deconstrucción y el mashup.

Esta generación tendrá una alta dependencia de la tecnología. Sus amistades se establecen a través de comunidades virtuales. Las comunidades online ofrecen ese sentimiento de pertenencia y conexión. (El 28% dice sentirse parte de algo).

Como también dicen en Zennith Media, los adolescentes pasan menos tiempo delante de pc’s o la televisión y aumenta el tiempo que pasan delante de tablets. [3]

Estos nuevos usuarios, tienen muy buenas opciones de comunicación, ellos han “aparecido” en un período en que el campo de las grandes están más asentadas que hace una década. La propuesta centralizada gana terreno frente a la distribuida, en contra a lo que sucedió con los blogueros, como explica Antonio Ortiz [4]. La opción distribuida se desplaza al tener otras formas de comunicación más sencillas, es  más fácil establecer una “red” de contactos e implica menos esfuerzo a la hora de escribir (apps vs blogs).

Para muestra, nos dice cómo se impone el término “youtuber» contra “videoblogger”, es una forma de constatar que hay un solo vencedor en este ámbito, ya que es quien controla la visibilidad, controla la distribución.

Apps por PC: Migrar comportamientos a los dispositivos móviles

 

Este año ya se ha visto como “jugaban” en bolsa, poniendo grandes compras y especulando con el valor de sus usuarios, además de mirar hacia los dispositivos móviles como una nueva fuente de ingresos.

El campo de la comunicación muta en los dispositivos móviles. A ello han ayudado los jóvenes, que están cambiando sus herramientas de comunicación.

El principal asustado es FB que ve los adolescentes lo dejan: Ese combo que es un sitio donde 1) la familia comparte el mismo espacio que tu, 2) la «formalidad» que debes destilar dentro de FB no te deja comunicar lo que a ti te apetece; 3) el parecido en el “colegio”: un lugar demasiado común donde están todos y no hay espacio para sentirse especial. [5]

Los adolescentes huyen de los espacios donde les pueden leer los padres, pero no por eso quiere decir que vayan siempre a espacios «privados». Saltan a Twitter o Tumblr por el hecho que los padres no «conocen» esas redes sociales.

El tiempo real exige movilidad , por lo que aumenta la migración a apps (abandonan los entornos web) que ofrecen esta funcionalidad desde terminales móviles). Hay que ver el móvil como un garante de intimidad e independencia (alejado de los padres), además el “tiempo real” exige movilidad, porque los jóvenes viran hacia las apps, evolucionando el consumo de información y relación entre amigos/contactos y también dependiente del formato. [6]

Si bien el contacto inicial con un usuario puede establecerse en una red social “tradicional”, la madurez de la relación se certifica al trasladarla a un entorno chat, ya que con las “chat apps” tenemos una relación inmediata, en un entorno cerrado y privado, dónde tenemos todas las conversaciones entre amigos reales -no “amigos de FB”- a los que les damos nuestro número de móvil. Charlas privadas con personas que si tienen el rango real de amistad.

social-comms-map-instagram-twitter-600x450

Los movimientos de las “grandes” del mapa de la comunicación social

 

Los últimos  movimientos de Facebook (+Instagram) y Twitter se dirigen a dar caza a servicios de messaging app como WeChat, Snapchat, Whatsapp: Quieren ser nuestro servicio de mensajería por defecto.

Una imagen que creo que ilustra a la perfección los movimientos que se han sucedido en los últimos meses, es la imagen del artículo Instagram Direct, Twitter DMs and the Social/Communicactions Map de Stratechery que vemos más arriba. [7]

Twitter y Facebook (vía Instagram) están queriendo entrar en el espacio de las messaging apps, pero con varios problemas de por medio:

1.- Cada app soluciona un «problema» concreto de comunicación: Las messaging apps son fruto de la explosión de móvil. No han triunfado por ser mejores o más sencillas, sino por estar orientadas al móvil desde un principio y con el fin de cubrir una necesidad comunicativa, no varias.

Las apps y servicios que triunfan en móvil, normalmente,  lo han hecho cuando solo se podía realizar una opción para comunicarse. Al cruzarse opciones la app, la sensación que destila la app es de desvirtuamiento.

2.- «Private sharing» vs “Efímero”: Cuando el negocio está en la retención de datos de los usuarios, las grandes de las redes sociales no pueden (ni les interesa apostar) por lo de  «ser efímeros». Por eso centran su venda de este cambio como una forma de “potenciar” el intercambio privado de mensajes o fotos.

Si hay que alabar a Snapchat en alguna cosa, podría ser por la apuesta en «saltarse» esa norma escrita de guardarse los datos.

3.- Cambio de funcionalidad: Delante el producto WA o Snapchat, que son privados, y que «solo» contienen conversaciones sino personales, por lo menos con personas con las que compartimos el número de teléfono (que se supone que es un acceso más personal e íntimo).

Twitter e IG se mueven de la vía pública a la vía privada. De la conversación asimétrica a la simétrica.

4.- La responsabilidad de compartir: Que se borre la foto o texto en Snapchat evita pensar en la responsabilidad y el usuario se «relaja» del estrés social que provoca compartir información a un nivel público.

El usuario «comprende» que si está en FB, permanece allí «toda la vida», por eso escapa de ese lugar. El interés por parte del usuario de que su información no quede guardada. Y súmale que en FB “están los padres”.

Instagram, por otro lado, se ubica más en ese espacio efímero, dentro la «proyección de uno mismo». (Ojo, que se pueden hacer capturas de pantalla y que la imagen se pueda compartir)

5.- ¿Con quién conversamos? Si en FB tenemos a aquellos contactos con los que hemos tenido trato y Twitter seguimos a aquellos que nos resultan interesantes. FB, con toda la cantidad de «amigos» que tenemos, nos da la posibilidad (y comodidad) de tener algo que ya conocemos, por eso tiene más volumen que Twitter, que se necesita de un interés enfocado a alguna cosa en particular.

Para finalizar, «esto» de la atención del usuario es un juego de suma cero, cada segundo que están en WA o Snapchat, no están en Twitter o FB. Para dar caza a estas apps, FB y Twitter, a riesgo de desvirtuar sus servicios, se arriesgan por alcanzar al público que está en las messaging apps.

Algunas pueden ser compradas, otras perderán volumen de usuarios y alguna de las grandes tendrá que asumir que no ha sabido llegar a ése territorio (y comprar alguna de estas apps). Ni idea de cómo puede acabar, pero yo ya he cogido asiento, que la competición va a ser entretenida.

Enlaces utilizados:

[1] Facebook, Zuckerberg y varios bancos podrán ser demandados por engaño a inversores | El Mundo

[2] La “Generación Z” y “Alpha”: ¿el santo grial para las marcas? (II) | Zennith Media

[3] El vídeo online y los juegos, ¿son cosa de niños? | Zennith Media

[4] No diga videoblogger, diga “youtuber”| Error 500

[5]

[6]

[7]

[8] Instagram Direct, Twitter DMs and the Social/Communicactions Map | Strategery

4 respuestas a «La influencia de los adolescentes en la partida de las messaging apps»

¡De nada! Gracias a ti por tu post, sin él no me hubiera lanzado a escribir este post.

Los comentarios están cerrados.